Ministerio Silvia Rodrí­guez

Click here to edit subtitle

12 Canciones de Navidad

12 Canciones de Navidad

1.  Duérmete Mi Niño         

2.  Todo Lo Que Respira    

3.  Amado Niño Jesús          

4.  Gloria a Dios                

5.  Navidad Eres Tú                

6.  Maternal Razón                  

7.  Canción a San José          

8.  Que Dulce Niño                  

9.  Santo Es el Señor              

10. En Cada Hostia Consagrada  

11. Desde Entonces Padeciste    

12. Personavidad                      

Reseña 12 Canciones de Navidad

Reseña 12 Canciones de Navidad


01 Duérmete Mi Niño


Dice San Pablo que el amor perdurará incluso en la eternidad.

Así pues, con nuestro amor, bien que podemos consolar a nuestro querido Jesús que se hace un niño pequeño y viene en medio de la sencillez a rescatarnos de la oscuridad del pecado y llevarnos  a la plenitud de Su luz admirable.   


02 Todo lo que Respira


Claro que la creación no tiene voluntad, pero nosotros tenemos un amor sutil y fino, podemos hacer de ella Eleco de nuestra vos, de nuestro te amo y de nuestra adoración para Jesús que ha descendido de su cielo por salvarnos amándonos de manera tal, que no sea visto, ni se verá jamás.   


03 Amado Niño Jesús.


¿Quién puede darle a su hijo adoraciones perfectas y un amor infinito?Sino sólo su Padre Dios. Nosotros somos hijos de este Papá Celestial que así lo quiso,  entonces, ¿Por qué no pedirle a Él que nos preste sus mismas adoraciones y Su amor para entregárselo al pequeño Jesús? Que nos da la vida.  


04 Gloria a Dios


Unámonos a los coros de los Ángeles para exhultar con gozo en un himno que cante la gloria de Dios que por fin viene a desterrar el pecado y la muerte y a mostrar su poderío y su gloria en medio de los hombres que le esperaban desde el principio de los siglos.  


05 Navidad Eres Tú


Si entendemos que la Navidad es el renacimiento de la esperanza, el resurgir de la vida, el despertar del hombre a su eternidad, el encuentro de la criatura con su Creador, del hijo con su Padre Celestial, entonces cualquier día, cualquier hora, toda circunstancia puede ser realmente Navidad para nuestra existencia. Todo pequeño detalle, cualquier circunstancia por más cotidiana que sea, es una oportunidad para hacer nacer a Jesús en nuestro corazón  


06 Maternal Razón


Dios nos entrega a María en la cruz para que sea nuestra madre, ella, por medio del Espíritu Santo que actúa en ella ,como lo hace en nosotros, puede ver en nuestro corazón y orar con y por nosotros y nuestras necesidades íntimas.

Porque su  finalidad como madre es ver que su hijo Jesús nazca y crezca en nosotros desarrollando Su misma vida y entregándonos los méritos de su pasión y la gloria de su resurrección como prenda de amor


07 Canción a San José


Poca obra musical encontrado dedicada a José, el padre adoptivo que nuestro Padre Celestial escogió para su hijo Jesús.

Este hombre justo y obediente, supo ser fiel y corresponder a la enorme gracia que el cielo le concedió.


08 Que Dulce Niño.


Podemos volar con nuestra imaginación hasta el mismo pesebre de Belén y pedirle a María que nos preste al niño Jesús y acunarlo en nuestros propios brazos.   

Aunque sólo se trata de una cuestión imaginativa, nos ayuda a entender que Dios todopoderoso, se hace un niño, un bebé, para que nosotros entendamos que Él quiere ser accesible a nuestro modo de ser y desea entrar  con toda su ternura y su amor misericordioso en nuestro pequeño corazón y llenarlo de luz y de vida divina


09 Santo es el Señor.


De nadie podemos decir que es santo, solamente de Dios, por su bondad, por su gloria, por su belleza infinita, por su Trinidad adorable. Sólo Él es tres veces santo. Santo es entonces el verbo que se encarna y que se hace hombre por un amor entrañable hacia nosotros.


10 En Cada Hostia Consagrada.


En cada Hostia Consagrada está Jesús quien nace con tanto amor y que se quiere dar  a nosotros como en Belén.

Si lo recibimos con amor y con conciencia de a quién estamos recibiendo, será como darle posada en nuestro corazón y adorarle como Él y sólo Él se merece.


11 Desde Entonces Padeciste.


Como en Belén, Jesús a veces enfrenta el frío de nuestro corazón, nuestra indiferencia y nuestra ingratitud, nuestras faltas de amor por Él y por los hermanos donde Él habita. Sin embargo, no se quedó en su cielo sino que vino a esta tierra para sufrir por nuestras ingratitudes y pagar la deuda de nuestras culpas.

Pero como cuando era niño, Él sonríe cada vez que nosotros volvemos a la vida de su gracia y nos llenamos de su amor y su paz


12 Personavidad


Jesús es nuestro salvador personal y aunque es la luz del mundo, es nuestra propia, única y singular Navidad.

Él viene a intervenir en nuestra historia sin robarnos nuestra libertad, viene a iluminar nuestras oscuridades más profundas, viene a despejar nuestras dudas y confusiones, Él es el amor que nos hace sonreír como en esta época navideña donde todo es fiesta.