Ministerio Silvia Rodrí­guez

Click here to edit subtitle

DETRÁS DE LA LLUVIA.


01 Deja Tu Tierra.
02 Sembrador Divino.
03 Inseparables.
04 Detrás de la Lluvia.
05 Redes en tus Manos.
06 Dulce Mamá.
07 Mi Nueva Cruz.
08 Personavidad
09 De Cara al Cielo.
10 Es Cristo
11 Llama de amor y la que aparece como

12 En el Santo Sacramento

Reseña de las canciones

Detrás de la Lluvia


01 Deja Tu Tierra.


Dios le pidió a Abraham que dejara  su tierra y fuera donde Él le mostraría.

En nuestro caso no se trata de abandonar nuestra casa, nuestra familia y amigos, sino de revisarnos y ver si tenemos afectos o  apegos  desordenados a las cosas o a las personas.

Por ejemplo, si nuestro centro de vida es una persona y esta por lógica fragilidad humana nos llega a fallar, se nos descoloca el mundo, pero si nuestro centro es Dios, entonces podremos amar a esa persona con el amor de Dios comprenderla, perdonarla e incluso ayudarle para que salga adelante y nosotros permaneceremos igualmente libres y en paz


02 Sembrador Divino.


Nuestro Señor, como experto sembrador, va plantando la semilla de su palabra y desterrando todo mal de nuestro corazón.

Luego, nos hace percibir Su presencia en nosotros y nos enamoramos de Él.

Dios prepara en nuestra alma un hermoso jardín para luego recoger los frutos de adoración y buenas obras que Su amor ha producido en nosotros.


03 Inseparables.


Cuando encontramos orden, belleza, pureza y bondad en las cosas o en las personas que nos rodean, nos sentimos cautivados.  

Pero cuando nos encontramos con la fuente de todas estas cosas entonces nos sentimos tan enamorados de Dios que ya nunca podremos separarnos de Él.


04 Detrás de la Lluvia


Así como el sol es el gestor escondido de la lluvia, Dios es quien está detrás de toda la creación, de todos los actos de bien y de santidad aunque aveces no lo sepamos o no lo podamos ver.


05 Redes en Mis Manos.


No somos tan distintos de Pedro con sus temores, debilidades y egoísmos pero nuestro querido Señor nos ama así y va poco a poco trabajando en nuestra alma para llevarnos a la santidad a cada uno de nosotros aquí y ahora.  


06 Dulce Mamá.


He ahí a tu Madre”,  es en la cruz donde el mismo Jesús nos encarga a los cuidados maternales de María.

Ella como buena mamá, nos va ayudando a crecer en la fe, nos enseña a meditar, como ella lo hizo, todas las cosas en el corazón, Ella,  nos ama a pesar de nuestros defectos y más bien se deshace en atenciones y esfuerzos para que podamos nosotros sus hijos parecernos a Cristo Jesús


07 Mi Nueva Cruz.


El sufrir por sí solo, no tiene sentido, pero si sufrimos por amor a nuestro querido Jesús o a nuestros hermanos Y traducimos dicho amor en oraciones y en buenos actos,  entonces, nuestro pequeño amor, no nuestras penas, se unirá al amor infinito de nuestro Señor y hará su gran bien que permanecerá incluso en la eternidad pues el amor nunca muere.


08 Personavidad.


Jesús es nuestro salvador personal y aunque es la luz del mundo, es nuestra propia, única y singular Navidad.

Él viene a intervenir en nuestra historia sin robarnos nuestra libertad, viene a iluminar nuestras oscuridades más profundas, viene a despejar nuestras dudas y confusiones, Él es el amor que nos hace sonreír como en esta época navideña donde todo es fiesta.


09 De Cara al Cielo.


Un sentimiento de culpa prolongado podría ser más bien dañino y hasta enfermizo, un verdadero arrepentimiento fruto del amor a Dios y a los hermanos nos llevará en cambio, a engrandecer nuestro corazón con nuevas adquisiciones de virtud.

No debemos permitir que la autocompasión nos perjudique,  tampoco debemos caer en la soberbia, que no permite el hecho de que cometamos errores. Y por último, no hemos de desconfiar jamás de la misericordia infinita de nuestro querido Jesús.


10 Es Cristo.


Nuestro querido Jesús vivió y sufrió por cada uno de nosotros como si sólo cada uno existiera para Él, quiso quedarse en cada corazón, por eso, cuando amamos y ayudamos a los que nos rodean, es al mismo Cristo al que estamos amando junto con aquella persona a la que le estamos haciendo un bien


11 Llama de Amor.


Nuestra madre María, sigue apoyando y fortaleciendo a la iglesia de su Señor como lo hizo en el tiempo antiguo antes de Pentecostés.

Con su firmeza y sufrir, ella nos enseña a creer en la resurrección y el poder del Espíritu Santo aún frente a las mayores pruebas de la vida y a permanecer unidos como hermanos de Cristo que somos todos nosotros


12 En el Santo Sacramento.


Jesús realmente está vivo en el Santo Sacramento del Altar, nuestra adoración, nuestra alabanza hacia Él, no son prácticas aprendidas, forzadas sino  expresiones piadosas de su pueblo, que movido por el gran amor hacia Él, le manifiesta con un corazón agradecido y enamorado.