Ministerio Silvia Rodrí­guez

Click here to edit subtitle

Reseña la elocuencia del amor

Melodías del corazón, acompañadas de una guitarra y un diálogo sencillo, sincero y franco con aquel, que no sólo es tu Dios, sino también tu mejor amigo. Esto es lo que encontrarás al recorrer estas 12 canciones.

Si necesitas detenerte, hacer un espacio de silencio interior y encontrar tu paz entonces a través de este  disco confío que podrás lograrlo, pues fue la experiencia que yo viví al componerlas en la soledad de mi habitación frente a frente con mi Jesús.

Al ir escribiendo estos cantos me di cuenta que dejaba traslucir lo que había en mi interior, es decir, todo el amor que encontraba derramado en mí y en todas las personas de parte de nuestro Señor. Entendí que por más que uno ponga 1000 palabras muy hermosa mente entrelazadas en un papel, sino hay amor genuino en ellas, poco o nada podrán lograr en quien las escribe y en quien las escucha. Por eso el disco se llama: la elocuencia del amor

Es un compendio que va desde la adoración y la alabanza hasta el compromiso y la meditación

para con el Dios que nos abraza y nos cuida a todos nosotros

Letras de las canciones

01 ¿CUÁNDO VERÉ TU ROSTRO?


Cuando vuelvas quiero estar despierta

con mi lámpara encendida

con una sonrisa franca y limpia

y con el corazón abierto

firme en la dulce espera

amando porque quiero amar

sin excusas ni temores

con mil ansias de volar.

¿Cuando vendrás Jesús por mí?

Y veré tu rostro al fin

Y nos daremos ese abrazo que jamás termine.

Cuando vuelvas quiero estar dispuesta

lista para mi gran fiesta

libre como brisa fresca

sin rencores y sin ataduras

y si aún en esta tierra, Tú me has sabido hacer feliz

pienso ¿Qué será mañana en tu gloria Celestial?

¿Cuando vendrás Jesús por mí?

Y veré tu rostro al fin

Y nos daremos ese abrazo que jamás termine.

¿Cuando vendrás Jesús por mí?

Y veré tu rostro al fin

Y nos daremos ese abrazo que jamás termine…


02 EL OTRO HERMANO


¿Cuántas veces escuché la historia de aquel hijo ingrato que después volvió?

Y me conmovía al verme así sujeta de tu gran misericordia Dios.

Que aún dejándote por falsedades

me vi tan perdida, sola y sin amor

y humillada y arrepentida

di con tu mirada llena de perdón.

Pero hoy al escuchar la historia

algo diferente ha resonado en mí

el hermano que se queda en casa

y que no se alegra del que regresó

que le enfada tu misericordia

se amarga y se aleja lleno de rencor

que se queda solo porque quiere

duro como piedra en su corazón.

Y yo no quiero sentirme extraña en tu casa

sirviéndote casi por obligación y sin amor

sin darme cuenta de que soy tu hija amada

y de que lo tuyo es mío por tu gracia y como un dón

Más bien prefiero enterarme de que no, que no soy mejor que nadie

alegrarme del hermano que regresa a ti Señor.

El hermano que se queda en casa ve como su padre sufre por amor

aquel hijo que se le ha marchado y que le ha dejado roto el corazón

Y aún viendo como día a día le llora y le espera, no quiere entender

que él podría ser su alegría, consolar al padre siendo un hijo fiel.

Y yo no quiero sentirme extraña en tu casa

sirviéndote casi por obligación y sin amor

sin darme cuenta de que soy tu hija amada

y de que lo tuyo es mío por tu gracia y como un dón

Más bien prefiero enterarme de que no, que no soy mejor que nadie

alegrarme del hermano que regresa a ti Señor.


03 LA ELOCUENCIA DEL AMOR.


Hoy no se trata

de afirmar que estás aquí

de convencerme a mi misma

de que eres tu Jesús

de poder creer en tu presencia real

en este humilde y Santo pan

donde has querido habitar

No he venido a buscar, sino a encontrar

en lo sencillo, lo profundo a mi única verdad

todo lo que hay, lo que hago y lo que doy

sino me lo encuentro justo en Ti

no tiene sentido para mí.

Este es un asunto personal

mi alma y su Dios

mirándonos y derramándonos el corazón

mi más espontánea oración,

no hacen falta mil palabras

en la elocuencia de nuestro amor

No me arrodillo por gentil repetición

es con sentido, va a mi vida en profunda oblación

es reconocer tanta gracia y tal perdón

como no adorar y agradecer al probar el cielo de tu ser.

Este es un asunto personal

mi alma y su Dios

mirándonos y derramándonos el corazón

mi más espontánea oración,

no hacen falta mil palabras

en la elocuencia de nuestro amor

No, no me quiero ir, al salir de aquí

con tu gran poder, dejame permanecer

prisionera de mi amor por ti

como has hecho Tú por mí.


04 TRANSFIGÚRATE


Muéstrame Señor tu rostro por favor

Tú conoces más que yo de mi fragilidad

lo fácil que me pierdo yo en la noche

y lo mucho que me cuesta ver tu luz .

Llévame Jesús contigo al monte

y sorpréndeme mostrándome tu majestad

que resuene en mi la voz del Padre

“Es mi Hijo muy amado, ¡Escúchalo! ”

Transfigúrate, inunda mi alma con la luz de tus verdades

y recuérdame cuanto me has amado y me has perdonado

y muéstrame tu gloria y poderío y así cuando esté perdida

Señor me refugie en Ti

Si se vuelve largo mi camino

y me envuelve la tristeza y la confusión

si me siento sola y vencida

justo a punto de abortar en la misión

Transfigúrate, inunda mi alma con la luz de tus verdades

y recuérdame cuanto me has amado y me has perdonado

y muéstrame tu gloria y poderío y así cuando esté perdida

Señor me refugie en Ti

Transfigúrate, transfigúrate, transfigúrate …


05 TÚ CUIDAS DE MÍ


No importa ¿Cómo?, no importa ¿Qué?

no me apura el ¿Dónde? O el ¿Cuándo?

conmigo Tú estarás

en mis tristezas, en mi aflicción

me darás tu gozo en victoria

Tú amor consolador.

Tú cuidas de mí, Tú cuidas de mi, ahora lo sé

Tú cuidas de mi Señor, así como el pastor de su rebaño

Tú eres mi Padre y yo tu hija amada

Tú cuidas de mí y como te amo.

No importa ¿Cómo?, no importa ¿Qué?

no me apura el ¿Dónde? O el ¿Cuándo?

conmigo Tú estarás

en mis tristezas, en mi aflicción

me darás tu gozo en victoria

Tú amor consolador.

Tú cuidas de mí, Tú cuidas de mi, ahora lo sé

Tú cuidas de mi Señor, así como el pastor de su rebaño

Tú eres mi Padre y yo tu hija amada

Tú cuidas de mí y como te amo.


06 ¿POR QUÉ TE SIGO?


No Te sigo por el puro cumplimiento,

no Te sigo porque así tiene que ser

que el deber de lo cumplido tiene mucho de interés

por un salario, por uno mismo, por ¿Quién sabe qué?

No Te sigo por el reconocimiento

no Te sigo por orgullo o vanidad

que la gloria de este mundo

fácilmente viene y va, desaparece

es como hacer estelas en el mar.

Es por amor, ¡Si!, mi pequeño y puro amor

es mi pasión, mi motivo, mi razón.

es por amor ¡Si!, yo Te sigo por amor

Tú sólo dilo y sin maletas yo me voy.

No Te sigo calculando consecuencias

no Te sigo con tibieza o timidez

que servir a medias tintas es hablar de poca fe

de desconfianza y ese puente yo ya lo crucé.

No Te sigo por huirle al sufrimiento

no Te sigo porque tenga algún temor

que la luz de Tú presencia ah inundado mi interior

como a la Tierra cada mañana la ilumina el Sol.

Es por amor, ¡Si!, mi pequeño y puro amor

es mi pasión, mi motivo, mi razón.

es por amor ¡Si!, yo Te sigo por amor

Tú sólo dilo y sin maletas yo me voy.

Lo tenía que cantar

lo tenía que decir

aunque Tú lo sabes todo

Tú bien sabes que te amo.

Es por amor, ¡Si!, mi pequeño y puro amor

es mi pasión, mi motivo, mi razón.

es por amor ¡Si!, yo Te sigo por amor

Tú sólo dilo y sin maletas yo me voy.


07 MARÍA, MADRE DE MISERICORDIA.


Jesús en tu vientre no hubo lugar para Él en Belén

y Tú perdonando.

Tan pocos que siguen la estrella y los ángeles para adorar

y Tú perdonando.

Herodes que mata a los niños, ustedes dejando su Nazareth

y Tú perdonando.

Quien busca a tu hijo por propio interés, pero no por amor

y Tú perdonando.

Los falsos tendiéndole trampas por miedo a perder su poder

y Tú perdonando.

Anuncia Su Reino distinto, de amor, no le quieren creer y Tú

y Tú perdonando.

María, madre en verdad

que nos perdonas de corazón

que buscas como una mamá

vernos felices con tu Jesús

Madre de la misericordia

enséñanos a perdonar.

Ves como le niegan, traicionan y le dejan solo a Jesús

y Tú perdonando.

Ves cárcel y azotes, espinas y lanza en su corazón

y Tú perdonando.

Ves como le humillan, le dejan irreconocible a tu Jesús

y Tú perdonando.

Y somos nosotros los que Le negamos pozada al Señor

y Tú perdonando.

La puerta cerrada a Su luz y Su amor y viviendo sin Él

y Tú perdonando.

Nosotros las penas, las llagas, los clavos, nosotros también la cruz

y Tú perdonando.

María, madre en verdad

que nos perdonas de corazón

que buscas como una mamá

vernos felices con tu Jesús

Madre de la misericordia

enséñanos a perdonar.


08 SABER VIVIR


¿Qué sabe a manjar? Tan solo un pan

así entre amigos con amor

que un gran banquete en soledad

o sazonado con rencor.

Que es mejor poder dormir en paz

después de mucho trabajar

sin hacer daño ni engañar

sino ayudando a los demás.

Esto y más enséñanos

a saber vivir ayúdanos

esto es ser feliz Señor Jesús

y es lo que Tú nos quieres dar.

Que si se tiene poco, quizás mucho

ese mucho o ese poco sirva para ser feliz

a quien comparte nuestro andar

Que la mayor riqueza que se tiene

es Tú amor que nos sostiene

que nos salva y nos perdona

y nos guía sin fallar.

Esto y más enséñanos

a saber vivir ayúdanos

esto es ser feliz Señor Jesús

y es lo que Tú nos quieres dar.

Que todo lo presente es pasajero

que lo eterno es lo certero

y que nuestras decisiones

lo definen desde aquí

Que no hay temor que valga en Tu Presencia

que tu paz es nuestra herencia

que si el alma se decide

Tú haces todo lo demás.

Esto y más enséñanos

a saber vivir ayúdanos

esto es ser feliz Señor Jesús

y es lo que Tú nos quieres dar.


09 QUE NO ME SUELTE DE TU MANO.


No he venido hoy aquí

para presumir que lo sé todo

porque si algo ya aprendí

fue porque tu amor me enseñó a vivir.

Tampoco vine a fingir

que soy buena

bien conoces mis pecados

y aunque tu sangre me ha limpiado

solo vine a pedir …

Que no me suelte de tu mano por favor

que como un niño yo me aferre a tu amor

te digo esto hoy que hay paz en mi interior

para que en tiempos de temor, de soledad y de dolor

tengas presente mi plegaria y mi oración

y no me dejes Tú caer en tentación.

Sé que conoces mi intención

que para Ti mi corazón

es libro abierto

que de antemano sabes ya

lo que digo y lo que te diré

pero te gusta conversar

frente a frente como amigos

pues me amas y sonriendo dulcemente

Tú me invitas a pedir…

Que no me suelte de tu mano por favor

que como un niño yo me aferre a tu amor

te digo esto hoy que hay paz en mi interior

para que en tiempos de temor, de soledad y de dolor

tengas presente mi plegaria y mi oración

y no me dejes Tú caer en tentación.


10 QUIEN QUIERA SEGUIRME


Quien quiera seguirme

que se niegue a si mismo

que tome su cruz y me siga

Quien quiera seguirme

que se niegue a si mismo

que tome su cruz y me siga

porque el que quiera salvar su vida la perderá

y el que la pierda por Mi entonces la encontrará.

Quien quiera seguirme

que se niegue a si mismo

que tome su cruz y me siga

Quien quiera seguirme

que se niegue a si mismo

que tome su cruz y me siga

porque el que quiera salvar su vida la perderá

y el que la pierda por Mi entonces la encontrará.


11 NO ES LO MISMO


No es lo mismo

Arrojarte una moneda sin siquiera

detenerme un momento a conversar

solo así de igual a igual

.

No es lo mismo

darle un cheque a un hospital

que estar allí y sostener tu mano

No es lo mismo

Dar para la caridad

Que comprarte algo justo a tu medida

No es lo mismo

descubrir en tus ojos mi verdad

que somos familia

hijos de un mismo Padre Dios

que nos hizo hermanos en Jesús

que podemos ambos dar y recibir

no es lo mismo hablar de amor

que poderlo compartir

No es lo mismo

dar tu voto pro mejora de las cárceles

que llevarse una guitarra y cantar

y ahuyentar tu soledad.

No es lo mismo

Un regalo en Navidad

Que estar por ti 12 meses en el año

No es lo mismo

Dar dinero a los ancianos

Que charlar frente a una taza de café

No es lo mismo

descubrir en tus ojos mi verdad

que somos familia

hijos de un mismo Padre Dios

que nos hizo hermanos en Jesús

que podemos ambos dar y recibir

no es lo mismo hablar de amor

que poderlo compartir.


12 DULCE SACRIFICIO


Dulce sacrificio

mi libre ofrenda de amor

no por una hora

por un invierno o por un año

sino más bien un sacrificio continuado

En tu Presencia

uno por uno

acto por acto.

Amor de mi vida

yo te entrego mi voluntad

nunca resignada

no conformada

y ni siquiera unida a la Tuya

yo la quiero en Ti fundida

Y si ella vive

sea por darle

vida a la tuya

Viva y reine en mi

Tu Voluntad Divina

sacrificio así, parece imposible

pero es un milagro de Tu Potencia infinita

son Tu Amor y Tu Luz derramados sin medida

en mi dulce sacrificio

sobre mi dulce sacrificio.

Viva y reine en mi

Tu Voluntad Divina

sacrificio así, parece imposible

pero es un milagro de Tu Potencia infinita

son Tu Amor y Tu Luz derramados sin medida

en mi dulce sacrificio

sobre mi dulce sacrificio.